El fútbol: un deporte que no deja indiferente a nadie

El fútbol es un deporte que genera muchos sentimientos, ya sean buenos o malos. Hay muchísimas personas que lo adoran, siendo grandes aficionados, en cambio otras lo odian con todas sus fuerzas. Pero lo que está claro es que el fútbol levanta pasiones.

Este deporte es tan poderoso que incluso puede cambiar el estado de ánimo de una persona. Aunque lo que muchos no saben es que el fútbol aporta múltiples beneficios psicológicos a los hinchas de un equipo. A continuación se revelan cuáles son.

¿Por qué gusta tanto el fútbol?

Uno de los beneficios psicológicos de ser aficionado al fútbol es que se entiende como sinónimo de alegría, es decir, sus seguidores lo asocian con momentos buenos de su vida. Para muchos aficionados es más que un deporte, es un estado de ánimo, por lo que acompañan a su equipo, aunque el resultado sea negativo.

Se trata de un deporte que mueve masas y une a las personas. Y es que cuando un individuo se hace miembro de un equipo, irá representando sus colores allá donde vaya, formando parte de un colectivo compuesto por otros miembros que comparten sus mismos ideales y objetivos.

Además, el fútbol actúa como válvula de escape, es decir, tiene el poder de conseguir que las personas puedan desconectar de aquellos momentos complicados por los que están pasando. Y aunque evidentemente no soluciona los problemas, sí da muchas alegrías. También puede ayudar a desconectar de una estresante vida laboral.

El fútbol: un deporte que no deja indiferente a nadie 1

¿Que otros beneficios psicológicos tiene ser aficionado al fútbol?

Este deporte genera múltiples sentimientos, como por ejemplo rabia, alegría, tristeza, desesperación, nerviosismo o euforia. Es indescriptible la alegría que puede sentir un aficionado al fútbol cuando su equipo va ganando un partido, y la tristeza y la impotencia que siente si va perdiendo.

El fútbol es el deporte rey, y es casi imposible encontrar algún lugar donde no se hable sobre él, por lo que incluso puede ayudar a comenzar una conversación con un desconocido. Además, sus seguidores no solo se conforman con ver partidos, sino que extienden su afición más allá de esos noventa minutos, ya sea leyendo noticias en periódicos deportivos, accediendo a minijuegos de fútbol o practicando este deporte con los amigos.

Este deporte es capaz de crear nuevas ilusiones, invitando a los aficionados a soñar y a evadirse un poco de la realidad. Sus sentimientos entran en juego cuando ven a los futbolistas de su equipo luchar para obtener la victoria, y les animan para transmitirles su apoyo incondicional.

El lado negativo del fútbol

La grandeza de este deporte a veces se ve empañada por los actos violentos de ciertas personas, comúnmente conocidas como ultras o hooligans, la cuales suelen actuar en grupo tanto fuera como dentro del estadio.

Estos individuos buscan provocar a los ultras del equipo rival, haciendo muchas veces que lo que empezó como un acto deportivo en el que se ensalzan valores como el trabajo en equipo y el compañerismo acabe tornándose en una batalla campal, lejos de todos los ideales que promueve.

Compartir en Google Plus

Acerca de Carlos

  • WordPress Comentarios
  • Facebook Comentarios